Proteína de soja con tomate

Vamos al lío, en el anterior post, te he enseñado a hidratar la proteína de soja, ahora vamos a ponerlo en práctica  con mi receta favorita.
Si me dices que no sabes lo que es la carne con tomate no me lo creo, en todo bar, restaurante, incluso en alguna cafeteria, sirven la carne con tomate como tapa. Esta bien, pues yo tengo la adaptación vegana 100%. Con esta receta, he engañado a más de uno y a más de dos omnívoros… que rebañaban el plato, hasta que se enteraban que era vegetal, entonces ya, decian que no estaba tan rico. Esto me pasa con bastante frecuencia.

En fin, a lo que vamos, para dos platos (de los de la abuela), necesitarás:

Para hidratar la soja:

-100 gr. de soja texturizada
-El doble de agua
-1/4 de vaso de salsa de soja
-1 cc. de ajo en polvo
-1 cc. de comino molido
-1 cc. de pimentón ahumado
-2 cc. de canela molida
-2 hojas de laurel

Para el resto de la receta:

-5 tomates grandotes rallados (como hay tantas variedades y tamaños de tomates, te pongo una cantidad aproximada, necesitarás en total 400 gr. de tomate rallado. Lo ideal es que utilices tomates de tipo raf, claro está, que tendrás que adaptarte a tu bolsillo, con tomates negros también queda muy rica la salsa.).
-1 lata de tomate triturado con cebolla (yo suelo usar el de marca mercadona).
-500 ml. de agua.
-1 cucharadita de sal.
-3 cucharadas de aceite de oliva.
-4 hojas de laurel.
-1 cebolla.
-2 dientes de ajo.
-Pimienta recién molida.

La receta es sencilla, pero se lleva más o menos media hora de preparación y una hora de cocinado. Merece la pena, además, mientras está cociendo, no tienes porque estar encima de la olla.

Hidrata la soja como te explique en el anterior post y ponla a escurrir. Mientras tanto, vuelve la olla al fuego y pon a calentar el aceite, ponlo a fuego lento, para que te dé tiempo a picar la cebolla. Cuando la tengas lista, sube el fuego y añadela al aceite, echa también los ajos con un corte, pero sin pelar y las hojas de laurel partidas a la mitad. Sofrie un par de minutos, lo justo para que el aceite tome los sabores.
Ya puedes echar la soja y sofreir. Este paso es muy importante, la soja tiene que hacerse a fuego fuerte para que se dore, pero procurado que no se te pegue.
Una vez la soja este dorada, pruébala, tiene que estar casi crujiente por fuera. Es el momento de añadir el tomate rallado, la sal y la pimienta, y también la lata de tomate triturado. Remueve bien y prueba que esté a tu gusto de sal y pimienta.  Para añadir el agua, échala primero en la lata, para aprovecharla mejor. Añadelá y remueve. Deja que hierva y luego baja el fuego, tiene que cocer a fuego medio, osea, tiene que ebullir de forma moderada, haciendo alguna que otra burbuja, sin llegar a salirse de la olla.
Tendrá que cocer durante una hora aproximadamente, que será lo que tarde la salsa en quedarse espesa y adherida a la proteina.
El aspecto final es el de la foto, al cojer un trozo de soja, la salsa se queda encima de él. Al contrario, si al cojer el trozo, la salsa resbala, esque aún tiene que seguir cociendo.

 Esta es una receta que esta riquisima, merece muchísimo la pena si quieres sorprender. Yo suelo hacer una olla grande y congelar para un par de veces.

Lo que digo siempre, si tienes dudas, escribe. Espero que disfrutes.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.